Esta es mi vida a través de mis palabras. EGOCIDIO: QuinientosVeinticincoMilSeiscientos, Pt.1

Thursday, February 18, 2010

QuinientosVeinticincoMilSeiscientos, Pt.1

¿Cómo se mide el tiempo? ¿Cómo se mide un sentimiento? Empezar a contar de uno en uno talvés ayudaría pues cada minuto cuenta... He vivido en este planeta lo suficiente para haberle dado 35 vueltas completas al sol. No, aún no, pero en unos minutos, doce horas quizás, será una vuelta completa. Nací en horas de la mañana, minutos antes de las 6 según cuenta mi madre. Y cuenta también que decía mi abuela que ese momento sería el más especial de la vida de mi madre.

Lo que no sabía mi abuela era que "especial" no siempre aparentaría ser tan cierto. A veces, muchas veces aparentaría ser un caso perdido mi vida, un camino desviado por decisiones erróneas y conclusiones absurdas. "Especial" como sinónimo de problemático muchas más veces que especial como por decir hermoso.

Y así lo ha sido en la mitad de mi tiempo en esta Tierra. Desde mis 15 años hasta mis 32, diécisiete en total, los desperdicié precisamente en decisiones erróneas y malas compañías, cosechando enemistades y sembrando tempestades ahora llenas de rencor. Y cargo conmigo las cicatrices que nunca desaparecerán de esas relaciones en que quizé tenerlo todo, y todo quedo en nada.

Pero eso es precisamente lo más especial que ahora celebro. Cuando me quedé con nada, cuando no tenía absolutamente una almohada dónde acumular mis lágrimas respire profundo y empezé a contar. Conté historias que vería delante de mi, conté momentos pasados llenos de alegría que jamás regresarían y con ellos conté los minutos, meses o años que me faltaban para volver a sentir gotitas de felicidad una vez más. Y especial sería recuperar uno a uno lo que más quería: paz, armonía, alegría y dignidad.

18,396,000 de minutos son de vida son los que celebraré mañana.
No habrá fiesta sorpresa con grandes buenos amigos como hace un par de años, ni cena especial como hace uno. Esta vez será algo diferente, un viaje peregrino con ritmo vagabundo, como los que a veces solemos hacer para descubrir esos trozos de paraíso en nuestro hogar de la Estrella Solitaria.

Pero lo importante no es el cómo, sino el qué. ¡¿Qué celebrar!? Hay tanto que celebrar. Hay tantas razones para sonreir.
Hay muchos minutos de este último año que recordar, porque cada minuto cuenta. Cada minuto cuenta... cuenta una historia maravillosa que las palabras jamás pueden expresar ni contar.

Celebrando el cumpleaños número Uno de Jacob en Julio.


Labels: ,

2 Comments:

Blogger @driPod said...

Hola Will
No había revisado estos post y estoy leyendolos atentamente.

9/16/11, 11:10 PM  
Blogger WM said...

mira nomás.... tres años, seis meses, once días después aparece un comentario..... me toca cumplir mi promesa....
cuando un amigo visite de nuevo, empezaré a escribir de nuevo.
Gracias amiga. Se te extraña, más ahora y más mañana.

9/17/11, 10:59 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home