Esta es mi vida a través de mis palabras. EGOCIDIO: 22 horas de vida...

Friday, March 17, 2006

22 horas de vida...

Si tan sólo supiera cuantos minutos de vida me quedan con cada minuto que consumo, aprovecharia cada instante de mis días buscando más entregar mi tiempo a lo que quiero.

20 años atrás conocí a Juan y en primer año en el único colegio que duré más de un año, se hizo mi mejor amigo. A pesar de lo desadaptado que viví ese primer año, el fué un gran amigo e incluso me invitó a la fiesta de cumpleaños para él y su gemelo, Diego. Con el paso de los años, la amistad con Juan se desvaneció y el amor al rock nos acercó a Diego y a mi. Era él quien me prestaba cada uno de los cassettes de artistas de los que yo sólo leía en las revistas que mi papá me compraba. Docenas de artistas y recuerdos... los CDs que más busqué cuando empecé mi colección hace 8 años fueron los que él me había grabado hace quince: Dangerous Toys, Trixter, Queensryche, Tesla, Warrant, Winger, Faster Pussycat, Ratt, Kiss, el primero de Pearl Jam en Guatemala, pero tres en particular están en mi mente: me prestó Dr. Feelgood de Mötley Cruë, la primera banda que ví en concierto fuera de Guate (bueno, Megadeth abrió el show y por lo tanto los ví primero), y Empire de Queensrÿche, que con el tiempo llegó a ser mi banda favorita, y Senderos de Traición, de Héroes, quizá el mejor concierto que he visto en mi vida. Aún ahora, los dos CDs que cada mes busco en ebay, Shotgun Messiah y Babylon A.D., los conocí por Diego. Es extraño que aunque él tocaba la batería y yo el bajo, nunca estuvimos en la misma banda, ni siquiera un ensayo juntos.
Una década después, fué con él con el único que podía hablar de cine algo diferente a "es buena (o mala) esa película" y aprendí de taquilla y estadísticas, además que la primera Premiere que leí en mi vida, me las prestó él. Creo que le he devuelto el favor con cada docena de DVDs o CDs que le llevo en cada viaje a Guate, aunque los últimos años ha sido constumbre debernos dinero y pagarlo aproximadamente 12 meses después. Claro, si cuando me TUVE que venir a EEUU fué a él a quién debía además de mi madre y mis tarjetas... Pero quizá la mejor prueba de amistad es que cuando el abrió su empresa me dió la oportunidad de ayudarle unos meses, y aunque luego las cosas terminaron mal como colegas, siguieron muy bien como amigos... supimos separar amistad y trabajo, y preservar la amistad.
Quizá por eso me emocioné tanto cuanto me escribió hace unas semanas diciendo que venía a Texas para un seminario. Así que aunque el trabajo es agotador y Di y yo anhelamos que llegue el jueves para levantarnos tarde, este jueves sería de madrugar para hacer las 4 horas de viaje de Houston a San Antonio.
Y el reloj sonó a las 6AM. Obviamente una hora de presionar el botón cada diez minutos y un cuerpo agotado hicieron que el viaje empezara a las 8. Para el camino, y que Diana me perdonara hacerla madrugar en su día libre de la semana, Silvio primero, y luego la canción y el CD de Pablo Milanés. Luego, el acústico de La 5a. Estación, y un par de Amy Grant. Ya para legar, Billy Joel y Rod Stewart. No dió tiempo de buscar en San Antonio el camión que me recomendaron para mi negocio en Guate, así que directo al almuerzo con Diego... y con él, sus dos hermanos, incluyendo a Juan.
En la comida, a contarle a sus hermanos como nos conocimos Di y yo. Luego, a contarles la nueva de nuestro proyecto (mini) en Colombia. Me alegró ver la alegría que él sintió al ver que las cosas marchan mejor para mi, para nosotros. Además de platicar un rato de la adaptación de un guatemalteco y una colombiana que se mudan de Guatemala a Texas.
Luego, ellos de regreso a su seminario y nosotros a su hotel a descansar un rato. Aún sonrío al recordar las palabras del hermano menor: Diego te dejó las llaves en recepción y una Entertainment Weekly en el inodoro. Ah, amigos verdaderos que lo conocen a uno tan bien... y con quien se comparte hasta lo ridículo.
Ya en el hotel, a ver un mapa y planificar el resto de la tarde. Necesitabamos desansar porque la noche anterior casi que obligadamente nos acostamos hasta las 11PM viendo The Alamo para la visita del día siguiente. Empezó el paseo por el Riverwalk y ..una vez más, víctima de mi vicio de no cargar ni un dólar en efectivo, a buscar ATM para pagar los taxis fluviales para un paseo. El Riverwalk es sencillamente maravilloso... y tan indescriptible que no perderé palabras intentando. Conocimos un Starbucks Hear Music, que es mezcla del cafe con tienda de música especializada, luego al lado el Hard Rock, y definitivamente ya maduré un poco porque no me aligeré a comprar ninguna camiseta o gorra cara sólo para aumentar la colección. Todo esto, al lado de ese paseo al lado del río, debajo de las principales calles del centro. Graciosamente, no faltó la llamada de trabajo, aunque esta vez de mi jefe. Pero le explique que no estaba en Houston y tranquilo pospuso una cita de la mañana siguiente para la semana siguiente.
Luego, a caminar, hasta llegar a El Alamo. Justo en una tienda de enfrente, Di hizo su shopping del día y con sandalías nuevas a visitar ese monumento nacional de EEUU. Y aunque lo que ahí vivi también es indescriptible, necesito atrapar las palabras para recordar en detalle lo que aprendí. Saliendo de El Alamo, de regreso al Riverwalk para un recorrido en bote con guía. 30 minutos de aprendizaje, y comprender las dos razones porque el primer mundo es tal, y el tercero mundo no dejará de serlo: cultura social e historia nacional.
Luego del tour, a sentarnos a esperar a Diego en una banca, mientras un grupo andino tocaba del otro lado del río, frente a un centro comercial de metal y ventanas. Luego un café de dos horas, actualizando detalles de Guate y los sempiternos problemas sin importar quien gobierne, y encontrando que quizá podamos llevar su negocio a Colombia en unos meses aprovechando el auge de las franquicias con el nuevo gobierno. Si Diego se hubiera visto la sonrisa tan natural al decir "sólo quiero trabajar duro para en diez años poner un cine y ser feliz". De ahí a cenar y a conversar otras dos horas sobre los viejos tiempos en el colegio. Todo, esperando que dieran las 10:30 y entrar al IMAX a ver V for Vendetta.
Al terminar la película (de la que podría decir taaanto) caminando media milla de vuelta al hotel pasada la medianoche y de regreso a casa. En el camino de vuelta, de nuevo Rod Stewart, pero cuando el sueño pesaba, Helloween y Nine Inch Nails me acompañaron. 4 AM y en casa, después de un día que una semana antes ni siquiera pensaba, pero que resultó ser maravilloso y aleccionador. Lleno de acuerdos y desacuerdos maritales, música, cine, amigos, paseo, pláticas alegres de amistades del pasado, conversaciones ilusionadas sobre negocios en el futuro, hablando de lo malo de Guate, lo bueno de Colombia, lo cómodo de EEUU. Y pensar que el día anterior todavía discutiamos la conveniencia de un viaje tan apretado en el unico dia de descanso.

Definitvamente, si supiera cuantos días me quedan de vida los invertiría en trabajar mejor, compartir más con mi esposa, visitar más ciudades, escuchar más música, caminar por nuevos lugares, ver más películas (¿será matemáticamente posible?), manejar por más carreteras, y compartir más con mis amigos... si tan sólo tuviera más. No importa, con mi esposa de amiga, y los pocos amigos que quedan, los años que quedan estarán llenos de vida.

Labels: , ,

7 Comments:

Blogger JuanFalla said...

Me gustarias que hicieras otro post sobre:
"comprender las dos razones porque el primer mundo es tal, y el tercero mundo no dejará de serlo: cultura social e historia nacional."

Yo creo que como no sabemos cuanto tiempo nos queda en este mundo, debemos vivir la vida como si cada dia fuese el ultimo. Asi cuando la muerte nos coja desprevenidos sabremos que vivimos cada dia al maximo!

Chevere ese dia, Reencontrarse con los buenos amigos siempre es reconfortante para el alma.

3/21/06, 1:35 PM  
Blogger C. said...

Parece que son muchas cosas que están viviendo y hay mucho esfuerzo puesto que aunque en algún minuto pasa la cuenta, cada minuto pasado lo vale. Creo que ese es el privilegio de personas que han logrado trabajar en lo que les gusta, algo que me parece bastante difícil para muchos.
Comparto su sensación de tiempo que pasa y es bien aprovechado, también es un tiempo que se va y deja los recuerdos. Mientras sean mayores los recuerdos que los lamentos por lo que no se hizo, creo que la ecuación está bien.

Un abrazo y saludos a Di.

3/21/06, 2:44 PM  
Blogger ACO said...

vivir cada dia como si fuera el ultimo... lo oi por ahi... es un dicho famoso... y cierto. Inteligente!
Lo aplico cuando me acuerdo...
Tratare de aplicarlo mas seguido.

3/21/06, 6:06 PM  
Blogger KAMYLO said...

mi filosofia de vida hace muchos años era Carpe Diem... aun lo es de alguna manera... lastima que maduremos y nos volvamos adultos, lastima que nos dejemos llevar por el "sistema"... amigo Chapin gracias por recordarnos de aprovechar mejor el tiempo, definitivamente hay que hacerlo!!! el tiempo de calidad con la mujer amada, la familia y los amigos no lo compra ningun dinero!!!

Peticion: hay fotos?? riverwalk, alamo... he escuchado comentarios muy positivos de esos lugares y de San Antonio en general.

Curiosidad: cual es el poyecto (mini) en Colombia?

Me adhiero a Juan, me gustaria leer una ampliacion de "comprender las dos razones porque el primer mundo es tal, y el tercero mundo no dejará de serlo: cultura social e historia nacional."

3/22/06, 8:47 AM  
Blogger Anyelik said...

Yo le añadiría tener tiempo para leer todo lo que quiero leer. bye

3/22/06, 1:06 PM  
Blogger cd said...

yo estoy de acuerdo con vivar cada segundo como si fuera el ultimo!

3/22/06, 3:15 PM  
Blogger Ágata del Nogal said...

ahora es cuando.
se vive con intensidad
pero se descansa...
se trabaja
pero se goza
y lo importante.
Amar mucho todo, la compañía... el trabajo, la familia, los amigos, el silencio, la soledad, los esfuerzos....

3/23/06, 8:11 AM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home