Esta es mi vida a través de mis palabras. EGOCIDIO: De sueños y planes…. (parte 1)

Wednesday, November 15, 2006

De sueños y planes…. (parte 1)

El primer trabajo no es como el primer “cualquier cosa” que uno recuerda con misticismo romántico. Sin embargo no sólo mi primer trabajo (formal) sino también el segundo me dejó recuerdos que aún hoy marcan mi vida… y que me niego a dejar escapar.

Mi primer trabajo inició una década de historial laboral que quizás sea muy afortunada. No sólo en ese entonces me ofrecieron a mis 18 años un puesto administrativo sino que además el sueldo era superior al de mi referente en casa: mi madre. Claro, ella feliz por ser trabajadora social y yo feliz, por tener para poder comprarme pronto mi primer carro. Pero además del dinero, me gustaba que el puesto de sub-jefe de departamento de Deportes de un almacén de El Salvador que abría sus primera tienda en Guatemala me ofrecía otras ventajas que yo anhelaba: oportunidad de aprender de gente experta, toma de decisiones importantes, extensas horas de trabajo, e incluso, viajes al extranjero.

Claro, para un chapín, un viaje de tres horas en autobús para llegar a El Salvador no es la gran travesía, pero a mi me emocionaba saber que mi entrenamiento incluía ese viaje. No sería mi primera vez en ese país, ni siquiera mi primer viaje fuera del país sin familia, pero era, oficialmente, mi primer viaje de negocios. Como parte del entrenamiento, nos dieron una conferencia orientada a motivar a nuestros empleados que llevaba como título algo así como “la importancia real del trabajo”. La conferencista, de quien recuerdo su apellido, nos preguntó ¿qué es lo que un empleado considera más importante en su trabajo?… y todos, uno a uno, respondimos “el sueldo, el salario (aún no sé la diferencia), , la paga, el dinero”. Y ella, contenta, nos decía que no.

De inmediato nos repartió hojas de un estudio que nombraba 10 factores de importancia para un trabajador. Ella mencionó que “el dinero” es lo más importante en la mayoría de casos, pero únicamente cuando la persona está buscando trabajo. Cuando ya lo tiene, el factor dinero queda rezagado a 4o. o 5o. lugar. Y atentamente escuché su explicación al factor de ocupaba el primer lugar.

El reconocimiento y la realización personal. Ese mero, ese era el título de la conferencia: “La realización personal en el trabajo”. Durante menos de una hora, nos explico la enorme responsabilidad que teníamos de contribuir al éxito de la empresa haciendo que nuestros empleados directos se sintieran reconocidos y realizados en su trabajo; a la vez nos animaba a buscar esa realización personal mediante retos, esfuerzo y logros. Y se me quedo grabado para siempre, que mi realización personal estaría ligada a dedicar mis horas y años productivos a algo que me hiciera sentir satisfecho y reconocido, aunque fuera por mi mismo, pero feliz de entregarme a algo que me interesara y mejor aún, que me apasionara.

Cuando toda la emoción de abrir un almacén en un nuevo país paso, el trabajo administrativo se me volvió complicado, en parte porque todos mis empleados eran mayores que yo. Luego un accidente de tránsito severo me mandó a la banca por un par de meses, y al regresar, era más fácil renunciar que buscar des-promover a quien estaba sacando mi tarea y des-mantener todo lo que se había hecho. Afortunadamente mi madre aunque muy molesta, me dió un plazo para encontrar trabajo, con tal que yo lo mantuviera por el tiempo necesario para pagar la deuda del accidente, el cual … al mejor estilo de la película Amores Perros, involucro en Diciembre de 1993, a una sobrina de quien sería en 1996-2000 el hombre más poderoso del mundo… pero ese accidente, es otra historia.

Así que decidí iniciar 1994 buscando trabajo en un lugar que de verdad me emocionara trabajar. En mi anuario de graduación del colegio de 1992 había escrito entre algunas de mis ambiciones, trabajar para McDonald’s. No sólo era cliente frecuente y la pasaba de maravilla con mis amigos ahí, sino que me admiraba un estándar de servicio al cliente que no se veía mucho en Guatemala en ese tiempo. Y por segunda vez, acudí a entrevista. Luego me enteré que quien me contrato en esa segunda entrevista, decidió no hacerlo meses antes porque “tenía trabajo y con el mismo pago” . Y poco a poco, me fui enamorando aún más de esa empresa de la cual pasé de “cliente externo” a “cliente interno” como le llaman según la doctrina de calidad total a los empleados.

McDonald’s me enseño aún más de las destrezas de trabajo adminsitrativo que he aprendido en la vida. Aún las recuerdo con claridad, gracias al intenso entrenamiento que recibí, pero lo que más recuerdo es cómo disfrutaba ir al trabajo al cual sentía que “le estaba robando” porque además de mi comida favorita (vamos, tenía apenas 19 añitos) gratis todos los días, la pasaba de lo más entretenido en un ambiente agradable, con un entrenamiento constante viendo videos corporativos y además, con la oportunidad de, ¡finalmente! Poner en práctica mi inglés y asombrar a mis jefes leyendo recetas, manuales o atendiendo clientes extranjeros que buscaban la seguridad de la comida típica de su país.

Sin embargo no todo fué tan “cuento de hadas”. El principio fué muy dificil porque parte del entrenamiento consistía en “aprender a hacer cada tarea que uno va a encomendar” incluyendo la limpieza de los baños. Y con el paso del tiempo, ciertas actividades se volvían rutinarias y algunos jefes se irritaban de los ascensos ofrecidos a alguien tan joven que el trabajo se volvío pesado.

Tengo tan claro el recuerdo de una mañana, más de un año después de trabajar ahí, y recién recibido mi segundo ascenso, llego a desayunar una persona que trabajo en recursos humanos del almacén de mi anterior trabajo y al verme me dijo: “que bueno verlo, se le hizo realidad su sueño de trabajar en McDonald’s”. Esto, porque cuando me entrevistaban salía el tema que a mi me interesaba trabajar en una empresa con una dedicación al cliente similar a la de McDonald’s. Pero en ese preciso momento, detrás de mi sonrisa, estaba el peso de reconocer que a veces, lo más difícil de los sueños es cuando ya se han hecho realidad, y no son como uno esperaba.

Labels: , ,

6 Comments:

Blogger @driPod said...

lo que uno aprende de los sueños cumplidos y de los que nos faltan por cumplor es que asi como las organizaciones uno debe aterrizar y definir metas que se puedan cumplir y de alguna forma medibles y por que no velar por el "satisfacción del Soñador" ( cliente). Y Bien la evaluacion final seria que si cumpliste tu sueño cumpliste con el objetivo pero la vida sigue y tenemos que seguir soñando e iniciar nuevamente ese ciclo. Cada vez estamos mas dotados para hacer cosas mas grandes.

11/16/06, 8:36 AM  
Blogger Alicia said...

Es simplemente una expresión del inconformismo que caracteriza a los seres humanos, somos seres deseantes y siempre que logramos una meta nos fijamos otra, y aunque en algunos casos esto termine dejándonos cierto sabor amargo, constituye también, y esto es lo más importante, la premisa de superación que debemos tener como bandera y que debe llevarnos cada vez más lejos.

11/16/06, 9:58 AM  
Blogger Veronica said...

hmmm, quien creyera cuantas vueltas da la vida..
Estoy totalmente de acuerdo con Alicia, los seres humanos somos muy inconformes y siempre estamos buscando algo nuevo, cuando cumpliste tu meta, ya no era lo que querias, y eso nos pasa todo el tiempo y por eso es que seguimos buscando cosas nuevas.

11/16/06, 6:47 PM  
Blogger KAMYLO said...

yo siempre soñe con trabajar en blockbuster... ya no cumplire mi sueno, pues la Tv por satelite y el negocio de movies por correo han hecho que Blockbuster no sea lo mismo de antes!!

... y sigue sonando, esa es la sustancia de la vida

11/17/06, 10:01 AM  
Blogger Ana said...

Lo de la realización en el trabajo es lo máximo. Ando sin nada en la bolsa,así he andado la mayor parte de mi vida. Pero soy feliz haciendo lo que hago.

11/19/06, 10:58 AM  
Blogger radikalgirl said...

Interesante...si, aveces uno tiende a idealizar mucho los sueños (umm, eso suena raro), pero lo bakano de soñar y luchar para que el sueño se haga realidad es que uno va aprendiendo y haciendo conexiones...y luego, cuando uno se da cuenta han sucedido tantas cosas y has aprendido tanto...

Estoy segura que despues de Mc´Donalds...se te abrieron otras puertas importantes por lo que he visto en algunas fotos....

by the way...Guatemala creo que es uno de los paises que más sucursales de Mc´Donalds mueve, uyy Dios mio....en cada esquina hay uno.

God bless U Chapin... sigue trabajando para seguir soñando...

11/19/06, 11:25 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home